por Cinzia Arruzza

 

El pasado 23 de octubre en Glasgow miles de trabajadoras del sector de la limpieza participaron en la manifestación sindical de PSI, Unison y GMB Union por la igualdad salarial, en la que guardaron un minuto de silencio en recuerdo de las trabajadoras que fallecieron antes de poder ver el día en el que su trabajo fuese valorado y considerado igualmente digno que el de sus compañeros varones.

Este gesto expresaba la conciencia de una larga historia repleta de humillaciones grandes y pequeñas, del trabajo invisible, no reconocido o infrarremunerado, de las injusticias y mezquindades; expresaba también la magnitud del desafío lanzado por la huelga de las mujeres. Igualdad salarial: un objetivo razonable, casi banal, difícil todavía de lograr hasta tal punto que el Foro Económico Mundial ha calculado que, con los datos y las tendencias actuales, harán faltan al menos 217 años para acabar con la brecha salarial entre hombres y mujeres a nivel mundial. Admitiendo que el mundo sea habitable dentro de 217 años.

 Martín Mosquera

 La irrupción de Podemos en 2014 supo movilizar ilusiones y entusiasmos bastante más allá de las fronteras españolas. Bajo la fuerza propulsiva del 15M surgió en aquel entonces una formación  política disruptiva, que contaba con círculos militantes a lo largo de todo el país, denunciaba a la “casta” (PP/PSOE) y se dotaba de un programa "reformista fuerte” con el que se proponía sin complejos “asaltar los cielos”. Sin embargo, hace tiempo que el paisaje es muy diferente. Con la ruptura definitiva entre sus dos principales dirigentes (Pablo Iglesias e Íñigo Errejón) y luego de una interminable crisis interna, parece cerrarse finalmente un ciclo. La "máquina de guerra electoral" pergeñada por ambos, en el momento en que se propusieron darle nueva forma a la explosiva irrupción inicial, dio lugar a un aparato que empezó a devorar a sus propios hijos. El partido entró entonces, como lo describió Josep María Antentas,  en “un proceso de oligarquización interna cuya rapidez y profundidad hubiera noqueado intelectualmente al mismísimo Robert Michels[1]. Y hoy queda poco de lo que caracterizaba a aquellos momentos líricos iniciales. ¿Qué lecciones sacar de esta experiencia? ¿Qué posibilidades quedan aún abiertas? De eso hablamos con Brais Fernández, miembro de la redacción de la revista Viento Sur y militante de Anticapitalistas.

Vivek Chibber

Erik Olin Wright falleció ayer [por el 23 de enero], pocos meses después de serle diagnosticada una leucemia avanzada. En los días siguientes al diagnóstico había dado los últimos retoques a su libro How to be an Anti-Capitalist for the Twenty-First Century, que se publicará a lo largo de este año.

De haber vivido, no hay duda de que este libro no sería el último. Aunque Erik tenía setenta y un años, una edad en la que los pensamientos de la mayoría de académicos se dirigen hacia la jubilación, no tenía tales intenciones. “Mi plan es seguir predicando hasta el final”, solía bromear. Todavía estaba increíblemente activo, escribiendo de forma prolífica, supervisando doctorandos, viajando y dando conferencias.

La enorme obra que nos deja abarca más de cuarenta años, pero conforma una agenda que ha quedado abruptamente interrumpida. Quienes lo conocíamos y queríamos hemos perdido a un preciado amigo. Y la izquierda, que muestra señales de renacimiento tras años de retrocesos, se ha quedado sin uno de sus intelectuales más brillantes.

por Valerio Arcary

 

El nacionalismo es hoy el vocabulario de una extrema derecha neofascista en un sinnúmero de países. “Brasil por encima de todo” fue uno de los eslóganes que llevó a Bolsnaro a la victoria electoral. Este discurso tiene una historia.

Compartinos tus ideas

¿Tenés algo que te gustaría compartir con nosotros?
¡No dudes en enviarlo!

Enviar artículo

Sobre Revista Intersecciones

Revista INTERSECCIONES es una publicación colaborativa porque se nutre de aportes y reflexiones diversas, de disciplinas y proveniencias heterogéneas con un horizonte común: aportar en la búsqueda de intersección entre todxs aquellxs que hoy pensamos que no hay recetas preconcebidas y que el camino hacia la superación de las múltiples opresiones está por construirse.