Por Facundo Nahuel Martín1

 

Introducción: sólo las exageraciones son verdaderas

Podemos pensar la ciencia ficción como el ejercicio sistemático de la exageración como método. No se trata simplemente de imaginar mundos posibles cualesquiera, sino de llevar a la hipérbole una o varias tendencias que ya están en curso en nuestra propia realidad, para imaginarnos cómo se transformaría el conjunto de nuestras vidas si esas tendencias desatadas llegaran a realizarse. En la ciencia ficción vale lo que dijo Adorno sobre el psicoanálisis: que sólo las exageraciones son verdaderas. El ejercicio de la exageración interpreta el presente más de lo que predice el futuro. No importa tanto si las proyecciones imaginadas se cumplen en tiempo y forma. Importa cuánto de nuestra propia existencia llegamos a entender mejor a partir de una exageración sistemática sobre lo que ya está en acto.

Las figuras delx transhumanx han poblado siempre a la ciencia ficción. Por una parte, nos preguntamos cada vez más por la posibilidad de que las máquinas que creamos lleguen a superarnos en inteligencia o a desarrollar una sensibilidad propia. Por la otra, lxs humanxs parecemos volvernos cada vez más parecidxs a las máquinas de las que dependemos, integrando prótesis en nuestras vidas y modificando nuestros cuerpos por medios técnicos. Elx cyborg representa la posibilidad de que las personas comencemos a mutar por diversos medios técnicos y pasemos a constituir híbridos mitad máquina, individuxs técnicamente modificadxs de diversos tipos, que desafíen las fronteras entre lo natural y lo artificial y pongan en cuestión los límites del concepto mismo de humanidad.

¿Qué dicen las interrogaciones cyborg de nuestro propio presente? ¿Qué tendencias en curso anuncian lo transhumano? Existen probablemente dos ámbitos donde el proceso social cala en los cuerpos poniendo en cuestión los límites de lo humano de manera más clara: el deporte y el género. Sin embargo, si se ha escrito mucho sobre el trastocamiento del género desde miradas que cuestionan a la propia categoría de humanidad, el deporte se ha pensado menos en esta clave. En este artículo voy a aportar algunos ejemplos del ámbito del deporte donde las fronteras entre la corporalidad natural y la fabricada, entre humanx y máquina, entre lo que aparece como naturalmente dado y lo que es un producto social técnico, se vuelven borrosas. La modificación protésica y hormonal de los cuerpos deportistas nos enfrenta hoy a preguntas de difícil respuesta donde la frontera de lo que juzgamos humano se pone en cuestión. La sospecha de que las categorías rígidas que separan lo natural de lo artificial y lo humano de lo no-humano se vuelven borrosas no nos aguarda en un futuro lejano: ya camina entre nosotrxs. La ciencia ficción, poblada de cyborgs y seres posthumanxs, a lo mejor, nos habla hiperbólicamente del proceso en curso en nuestras propias vidas.

23 de julio 

Por Eric Toussaint

La izquierda, en estos momentos, está dividida en cuanto a la interpretación de lo que está ocurriendo en Nicaragua y, las conclusiones, en consecuencia, difieren. El CADTM AYNA (http://www.cadtm.org) mantiene, también, diferentes miradas al respecto. Publicamos, por lo tanto, opiniones con posturas que difieren, provenientes de militantes de izquierda. Siempre con el deseo de que sea un aporte al debate.

 

 

por Claudio Katz1

 

La reciente devaluación empuja al país a una dramática espiral de inflación recesión y pobreza. Como Argentina ya conoció en varias oportunidades esa degradación, urge formular propuestas acordes con la gravedad de la situación.

 

Por Mariana D. Gómez

Antropóloga-UBA-CONICET

 

En los últimos años mujeres indígenas de orígenes diversos asumieron roles políticos y sociales hoy se visibilizan hacia dentro del movimiento indígena y hacia el resto de la sociedad argentina. Referentes comunitarias, líderes, guías espirituales, educadoras interculturales, activistas y militantes comenzaron a levantar sus voces: “aquí estamos”, “éstas somos”, “así vivimos y luchamos”. Denuncian los atropellos y hostigamientos que sufren sus comunidades, sean éstas rurales o urbanas.  Contra aquel imaginario folklorista- escolar que insiste en situar a lxs indígenas viviendo en el campo o extinguidxs, hay que señalar  lo contrario: la mayor parte de la población indígena de nuestro país vive en los cordones empobrecidos de ciudades y pueblos, y sobrellevan la invisibilización, la discriminación por color de piel, la falta de agua potable, la desnutrición, las muertes por tuberculosis, chaguas y dengue, el desempleo crónico, la pérdida de sus territorios que se remonta a la política genocida  por parte del Estado Argentino a fines del siglo XIX, la colonización de larga data, las intimidaciones policiales, la cooptación política de sus autoridades, los planes sociales y las pensiones de todo tipo. En suma: la pobreza estructural y la criminalización de sus reclamos y protestas. Pero también ahí encontraremos resistencias de todo tipo, resiliencias, luchas, articulaciones nuevas, cooperativas de trabajo, proyectos interculturales en el ámbito de la educación y la cultura que tienden puentes, experiencias de migración y vidas urbanas complejas, modelos de género y de sexualidad para la vida cotidiana que desbordan los preceptos mitológicos indígenas y cristianos, entre tantas otras experiencias que fueron gestando en condiciones siempre difíciles…

Compartinos tus ideas

¿Tenés algo que te gustaría compartir con nosotros?
¡No dudes en enviarlo!

Enviar artículo

Sobre Revista Intersecciones

Revista INTERSECCIONES es una publicación colaborativa porque se nutre de aportes y reflexiones diversas, de disciplinas y proveniencias heterogéneas con un horizonte común: aportar en la búsqueda de intersección entre todxs aquellxs que hoy pensamos que no hay recetas preconcebidas y que el camino hacia la superación de las múltiples opresiones está por construirse.