Hacia una renovación del paradigma dependentista