Carta abierta al Padre Pepe desde el Feminismo Popular