Un problema político antes que económico