El nuevo fascismo y la necesidad de una nueva escala de explotaciones y expropiaciones frente a la crisis