24 de marzo: un instante de peligro