¿Huérfanos de una estrategia revolucionaria?