El peligro de menospreciar la crisis (o de por qué no se aguanta más)