Tres concepciones marxistas de la historia y una polémica en torno a Robert Brenner