Brasil: ¿Sufrimos una derrota histórica?