Nuestro voto no será un cheque en blanco