Chile, la vía al golpe de estado