«REpresente”: ¿Es necesario un documental alemán para contarnos lo que ya sabemos?