«La historia muestra que el repudio de la deuda odiosa es legítimo»