Uruguay: La derrota, sin atenuantes, del «partido de gobierno»