El imprevisto gatillo de un viraje económico